Sus resultados de búsqueda

Crece la construcción en Enero 2015

Publicado por admin en 28 mayo, 2014
| 0

A más de un año de la puesta en vigencia del nuevo Código Urbano, la construcción en Rosario evidencia un crecimiento más moderado, sostenido y previsible. Con casi la mitad de metros cuadrados construidos que en el pico histórico de 2007, la ciudad encontró una situación de amesetamiento y equilibrio. Inmerso en un marco de mayor planificación y sustentabilidad, el desarrollo de la actividad disminuyó y se estabilizó en el área central del municipio, mientras se esboza un palpable proceso de expansión hacia los corredores urbanos. Además, por afuera del centro, fue en el Distrito Noroeste donde más se construyó en el año anterior.

Con el fenómeno actual, la distribución de las nuevas construcciones en la ciudad parece repartirse de una manera más ordenada, armónica y sustentable sobre el territorio, lo que provoca un escenario de claridad y mayores certezas en relación a las condiciones de cada barrio.

Según estadísticas de la Secretaría de Planeamiento de la Municipalidad, en 2009 se registraron 293.000 metros cuadrados en el área central, en tanto, en 2013 y 2014 ese mismo registro promedió 231.000 m2, evidenciando una notable merma de 60.000 m2.

Y, paralelamente, en ese mismo lapso los corredores urbanos crecieron un 118 por ciento (de 61.000 m2 en 2009, a 132.700 en 2014). Así se nota claramente que es casi la misma superficie la que se traslada hacia las grandes avenidas y los accesos de la ciudad.

“Si bien es pronto para ser determinante, creo que es un resultado que permite entender lo acertado de esta política planificada de crecimiento de la ciudad, que debió esperar casi 50 años para ser modificada”, señaló Pablo Barese, secretario de Planeamiento de la Municipalidad.

“La aprobación del nuevo Código Urbano fue trascendente, porque permite planificar ordenadamente el desarrollo de la ciudad”, agregó el funcionario, quien también destacó que “no fue un Código que buscó frenar la construcción, sino que intentó moderar algunas densidades en el centro y respetar el carácter de los barrios, con sus propias fisonomías, sus culturas, las características ambientales, paisajísticas, de espacio público y de valor patrimonial”.

Después del boom. En la última década, la construcción en Rosario fue en parte de la mano de las imposiciones de la macro economía, pero también estuvo influenciada por los factores propios de la ciudad y la región, que tienen su propio peso específico. En ese mismo período se discutió y se terminó de aprobar, en diferentes etapas, el nuevo Código Urbano.